BMW no abandonará los combustibles fósiles hasta que «los países pobres marquen la diferencia en los cargadores de coches eléctricos»

La marca de automóviles BMW culpa a su falta de voluntad para reemplazar los vehículos de combustibles fósiles con vehículos eléctricos a la falta de «condiciones marco» en las regiones subdesarrolladas del mundo.


La compañía se negó a firmar el acuerdo multilateral propuesto en la COP26 esta semana, en el que los principales fabricantes de automóviles, incluidos Mercedes-Benz, Volvo y Ford, se comprometieron a vender solo vehículos eléctricos (EV) para 2040 para calentar el mundo Limited a 1,5 grados Celsius.

Thomas Becker, jefe de la estrategia de desarrollo sostenible de BMW, dijo que BMW no considerará medidas similares hasta que amplíe su infraestructura de carga de vehículos eléctricos en países como Italia, Rumania y la República Checa.

«Este trabajo se realizó en los Países Bajos y Noruega, por lo que estos mercados serán completamente eléctricos y solo venderemos autos eléctricos aquí», dijo a Dezeen.

«Pero hoy no decidiremos que estamos seguros de que la gente en Italia hará bien su trabajo».

Thomas Becker, jefe de la estrategia de desarrollo sostenible de BMW, en un evento
Thomas Becker (en la foto de arriba) dice que BMW no está listo para prohibir los vehículos de combustibles fósiles

Actualmente, Noruega y los Países Bajos tienen entre 7 y 9 estaciones de carga públicas por cada 1000 automóviles, en comparación con solo 0,4 en Italia.

Según Becker, esto se reduce a la falta de «liderazgo político» en los gobiernos locales y nacionales.

«Estos tipos simplemente esperan hasta que alguien les dé dinero para hacer el trabajo», dijo. «No harán esto».

«Deberíamos establecer objetivos vinculantes para garantizar que los países más pobres también puedan hacer su trabajo», dijo Becker, y agregó que esto debería combinarse con el fondo de recuperación del coronavirus de 800.000 millones de euros de la UE para proporcionar apoyo financiero.

Para 2030, todos los BMW estarán electrificados.

Para el 2030, BMW Group logrará la electrificación total de sus subsidiarias Rolls-Royce y MINI, ya que estos “se venden principalmente en países industrializados” y tienen distancias de conducción cortas.

El objetivo de marca propia de BMW es más moderado, y se estima que para 2030, cada dos autos vendidos serán vehículos eléctricos puros.

Esto se debe a que la marca se vende en un mercado más amplio y a menudo es utilizada por conductores profesionales para largas distancias, lo que, según Becker, significa que los clientes son reacios a cambiar a vehículos eléctricos.

«No estamos tratando con necesidades objetivas», expliqué. «Se trata de elección».

«No diremos: no creemos en la posibilidad de electrificar completamente a BMW», continuó.

«Lo que queremos decir es: para lograr esto, necesitamos condiciones marco que no podemos crear nosotros mismos, y aún no estamos seguros de esto».

Si todos los automóviles nuevos deben ser eléctricos, incluso en áreas sin la infraestructura necesaria, Becker cree que esto tendrá un efecto perjudicial, lo que incitará a los clientes a comprar vehículos de combustión interna de segunda mano, que son más contaminantes y menos eficientes que los automóviles modernos.

«Nadie prohibirá todos los vehículos existentes, que se construyeron hace 11 años en promedio en Europa», dijo.

«Entonces obtienen un buen vehículo tradicional, por ejemplo en el sur de Italia, que es mejor que conducir un automóvil usado».

Esto debe hacerse al mismo tiempo que la reconsideración de los precios de las carreteras y los estacionamientos basados ​​en los niveles de emisión de la Zona de Emisiones Ultra Bajas de Londres (ULEZ), cree Becker, para alentar a los conductores a cambiar a vehículos más eficientes o elegir el transporte público.

Transacción COP26 «decepcionantemente débil»

Solo uno de los cinco fabricantes de automóviles más grandes y los cinco mercados de automóviles más grandes no han firmado el acuerdo COP26 para eliminar gradualmente los motores de combustión interna.

Pero incluso si no hay signatarios clave, Greenpeace cree que «la escala del acuerdo en sí es decepcionantemente débil» y está «muy por debajo» de las medidas necesarias para mantenerse por debajo del umbral crítico de 1,5 grados.

Según datos de la Agencia Internacional de Energía, para 2035, las ventas globales de nuevos vehículos de combustibles fósiles deberán detenerse para lograr este objetivo, y la producción de biocombustibles deberá crecer a un ritmo «imposible de sostener».

“Lo que es realmente preocupante hoy en día es que las principales economías como Estados Unidos, Alemania, China y Japón, así como fabricantes como Volkswagen, Toyota y Hyundai, ni siquiera pueden firmar una declaración de vehículo eléctrico que promete menos que los requisitos reales. para mantener la seguridad climática ”, dijo el alemán Green Martin Kaiser, director ejecutivo de Peace Group.

El fabricante sueco Volvo es uno de los 11 fabricantes de automóviles en el mundo que firmaron el acuerdo COP26. La compañía anunció a principios de este año que eliminaría los motores de combustión interna para fines de la década antes de lo previsto, y su subsidiaria Polestar apunta a producir clima para 2030 coche de Zhonghe.

Source link

Constructoras en Cancun

Cotiza Ya